miedos infantiles y como superarlos
29
JUN
2017

Miedos infantiles: cómo superar los miedos en la infancia

Posted By :
Comments : Off
FacebookTwitterGoogle+

Juanjo Saval, Psicólogo Infantil Director del Centro Terapéutico Espiral de Benidorm, fue uno de los pediatras invitados a los talleres de la Escuela para Padres de niños menores de 3 años del Liceo Francés de Alicante este año, en el que impartió la conferencia: Técnicas para enfrentar los miedos en la primera infancia.’

Los miedos en la infancia aparecen en cada una de las etapas del crecimiento a medida que los niños van cumpliendo años.  En esta evolución, es importante que los niños superen cada miedo para poder afrontar el siguiente.

El problema aparece cuando el niño no supera algún miedo y se arrastra por las etapas posteriores. Los padres deben de ser los primeros en detectar el problema y ayudar a sus hijos a afrontar los miedos.

Los miedos infantiles más comunes son:

MIEDO A LOS EXTRAÑOS

Es el primer miedo que aparece cuando el bebé tiene alrededor de nueve meses. Se manifiesta cuando no se quiere separar de sus adultos de referencia para quedarse con otras personas, aunque las conozca.

Para evitar este miedo, se debe fomentar el contacto con familiares y otras personas de confianza para acostumbrarlo a relacionarse con personas que no pertenezcan a su núcleo familiar.

MIEDO A LA SEPARACIÓN

Suele ocurrir en el inicio de la escuela primaria. Se manifiesta con un gran sufrimiento al separarse de las que personas a las que está unido, sobre todo de su madre.

En éste caso, se debe informar al niño con un lenguaje claro y sencillo de cuando irán los padres a recogerle. No conviene mentirle, ya que puede alimentar su miedo al ver que no ha ocurrido lo que le habían dicho.

MIEDO AL CAMBIO

Los niños se sienten seguros cuando tienen hábitos, por tanto, un cambio en su rutina, ya sea en casa o en el colegio, puede provocarle miedo.

Una buena opción sería anticiparle y contarle lo que va a ocurrir para que se pueda preparar psicológicamente para la nueva situación.

miedos infantiles

MIEDO A LA OSCURIDAD

Ocurre cuando el niño está en un lugar sin luz. Una opción es colocar una luz tenue en la habitación para dormir. Además, es importante seleccionar bien el tipo de cuentos y películas a las que tiene acceso, ya que puede sufrir experiencias negativas que fomenten su miedo a la oscuridad.

Un miedo relacionado con la oscuridad es el miedo a dormir a solas. Desde que el niño es pequeño se debe de restar importancia a los miedos a y los temores que presenta para desmontarlos poco a poco.

MIEDO A LOS TRUENOS Y A LAS TORMENTAS

Las tormentas y el sonido que provocan, para algunos niños, está asociado a relatos de terror. Es recomendable mostrarle las tormentas desde la ventana cuando todavía es muy pequeño para que entienda que es un fenómeno natural que no le hará daño.

MIEDO A LOS ANIMALES

La falta de contacto con los animales que se presenta en la sociedad, puede provocar el miedo a dichas especies, el más común, es el miedo a los perros.

Evitar trasmitirle miedo al niño y promover el contacto con animales desde que es pequeño puede ser una forma de prevenir éste miedo. No obstante, es importante que el niño sepa las precauciones a tomar en el caso de acercarse a un animal que no conoce.

MIEDO ESCOLAR

El colegio es el lugar donde los niños pasan la mayor parte de su tiempo, por lo que tienen todo tipo de experiencias, positivas y negativas. Estas últimas son las causantes de los miedos escolares.

El más frecuente es el miedo al fracaso escolar. El niño tiene miedo a las críticas y a que sus compañeros le juzguen, y como consecuencia, evitará realizar tareas por miedo a fracasar. Es importante que los padres no presionen al niño para que haga todas las tareas perfectas, hacerlo le puede provocar ansiedad al pensar que si fracasa decepcionará a sus padres.

También es importante hacerle entender que el fracaso forma parte de la vida y que, gracias a ello, aprendemos a ser mejores.

MIEDO AL DAÑO FÍSICO

Realizar tareas “arriesgadas” como ir a gran velocidad con la bicicleta o realizar algún deporte puede causar miedo a los niños al percibir dichas actividades como un riesgo para su integridad física.

Se debe de animar al niño a realizar actividades y deportes que le gusten para que, poco a poco, afronte situaciones que le provocan miedo. Es positivo reforzar sus comportamientos valerosos.

Para que un niño supere un miedo será necesario enfrentarse, poco a poco, a él. En ocasiones, son los padres los que, queriendo evitar que el niño lo pase mal, prolonga el miedo al evitarlo y sobreprotegerlo. Se debe intentar encontrar “ese ajuste” entre que se enfrente y que el malestar que pueda sentir no resulte elevado.

Por tanto, intenta demostrar tranquilidad, seguridad y confianza. Intenta centrarte más en la capacidad que tiene tu hijo que en la dificultad que puede estar sintiendo en este momento puntual.

FacebookTwitterGoogle+
About the Author